Seleccionar página

Todos los que estamos gordos o lo hemos estado, sabemos exactamente lo que tenemos que hacer para adelgazar. No nos hace falta que nadie nos diga nada. Pero tenemos un problema de mentalidad, nos cuesta cambiar nuestra forma de pensar. Si logramos cambiar nuestra forma de pensar, podemos adelgazar, por lo menos en teoría.

Digo en teoría, porque nadie sabe todos los aspectos involucrados en el sobrepeso y en la obesidad. Una de las cosas que explica el método Gabriel es que muchas personas están gordas por problemas emocionales. Puede ser por abusos en la infancia o por carencias físicas.

Cambiar la mente para adelgazarNunca escucho a ningún supuesto experto en adelgazamiento hablando de estos temas. Y si tú te pones a hablar con personas que sufren de sobre peso, te vas a dar cuenta que la mayoría tienen problemas emocionales. Si tú tienes sobre peso, ¿has tenido problemas de este tipo? ¿Cargas con dolores emocionales de toda la vida, tal vez desde tu niñez?

Emociones, pensamiento y adelgazar

Antes de producirse una emoción tiene que haber un pensamiento. Estos pensamientos suelen ser creencias inconscientes. Cada persona es distinta, pero alguna de estas creencias pudieran ser:

  • Soy gordo (esta creencia es terrible porque implica que uno es su peso y eso no se puede cambiar a menos que uno muera)
  • Ser gordo me protege de los abusos
  • Necesito tener algo que me proteja
  • Naci gordo y moriré gordo (una profecía auto cumplida, los gordos mueren más jóvenes que el resto de la población)
  • Los gordos son felices o más felices (Una creencia que hace pensar que si adelgazas serás un infeliz, nadie que tenga esta creencia puede adelgazar, nadie quiere ser un infeliz, con todo lo que implica)

En mi caso mi madre que era una buena mujer y que murió por culpa de la diabetes, era gorda, nunca consiguió estar delgada. Siempre se comunicaba con sus hijos con alegría y sinceridad.  Sin embargo, mi padre que era un manipulador hipócrita, era delgado y no le costaba perder peso. ¿A quién crees que me quería parecer cuando era niño?

Inconscientemente quería parecerme a mi madre, asociaba el sobrepeso a ser buena persona. Estar delgado, por otro lado lo asociaba a ser mala persona. A ser hipócrita y mentiroso.

Comprender que estos conceptos no están unidos por obligación, me llevo años. Y cada día lucho por cambia mi forma de pensar. Tengo que luchar por cambiar mis creencias:

  • Puedo estar delgado y ser buena persona
  • Quiero a mi madre y estoy delgado
  • Tengo el poder de adelgazar y decir la verdad
  • Soy delgado e integro

No te digo que cambiar de forma de pensar sea sencillo, pero tengo claro que es la una forma de perder peso y estar delgado. En realidad las creencias pueden aplicarse a cualquier aspecto de la vida. Antes de cambiar una emoción hay que cambiar el pensamiento.

Y eso es lo mejor del método Gabriel, que te ayuda a transformar tu forma de pensar todos los días. Cuando tu cuerpo y tu mente están en sintonía el proceso de estar delgado se hace más sencillo y natural.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This